La historia de Pirelli y Porsche

Pirelli y Porsche, altas prestaciones a medida. La historia de Pirelli y Porsche discurre por caminos paralelos. Con el foco en las altas prestaciones y la excelencia, ambas compañías son fundamentales en la historia del automóvil y continúan apostando por la innovación como eje de desarrollo fundamental para ofrecer unos productos de la más alta calidad y a la altura de los conductores más exigentes.

Pirelli nace en 1872 en Milán como productora de artículos de caucho elástico, una familia que no tardó en crecer con el desembarco en el sector del neumático. La marca ha brillado especialmente en este ámbito, produciendo las mejores cubiertas para vehículos tan dispares como una bicicleta o un superdeportivo. También para automóviles de competición, un campo que Pirelli asume como laboratorio imprescindible para su gama de productos de serie y en la que está presente desde hace 111 años. Hoy en día, Pirelli suministra sus neumáticos a más de 230 certámenes en todo el mundo, entre ellos el mundial de Fórmula 1 y el exigente Blancpain GT Series o el Intercontinental GT Challenge, disciplinas que tienen al Porsche 911 GT3 R como uno de sus protagonistas principales.

Los primeros vínculos entre Pirelli y Porsche se remontan a 1960 con la extensión de la gama Cinturato de 15” a los míticos 356 y los primerizos 911 Carrera. Desde este momento, la aparición de la P lunga en los flancos de las cubiertas de los modelos de la casa alemana comienza a ser habitual. Hasta que en 1982, esta asociación inicia una nueva era.

Porsche, fiel a su búsqueda de las mejores prestaciones, se convierte en el primer fabricante que reclama unos neumáticos a medida. Nacen con ello las cubiertas con marcaje, distinguidas del resto por una inscripción en el flanco, la letra “N” en el caso que nos ocupa. Una N a la que, con el tiempo, se ha añadido una letra o una cifra, distinguiendo a estos neumáticos con el marcaje “N0”, “N1”, “N2”, “N3”, “N4 o “NX”. 

Con esta inscripción se avala un proceso de desarrollo específico, de hasta tres años de duración, durante el cual los ingenieros de Porsche y Pirelli trabajan codo con codo para producir un neumático a medida de cada modelo. En el lance se definen unos objetivos específicos comunes y se aplican procesos tecnológicos diferenciados, que pasan por la aplicación de componentes o materiales en ocasiones distintos a los utilizados en otras cubiertas de la misma medida e incluso de idéntica familia de producto. Todo ello para obtener el resultado deseado en el modelo en el que irán calzadas.

En la actualidad, Pirelli cuenta con un total de 258 neumáticos con marcaje, que se reparten entre las principales familias de Porsche: 911, 718, Panamera, Macan y Cayenne. Tamaña implicación está avalada, desde 2013, con la distinción a Pirelli como “Porsche Best Supplier”, un reconocimiento a la firma de la P lunga como uno de sus mejores proveedores. ​

Colaboradores